Input your search keywords and press Enter.

Súbete al frenesí de ‘Volveremos a París’

Portada del primer volumen de Volveremos a París, una historia escrita por Jaume de Diego, ilustrada por Xavier Tárrega y publicada por Editorial Hirukoa. © 2018. Editorial Hirukoa.

Portada del primer volumen de Volveremos a París, escrita por Jaume de Diego e ilustrada por Xavier Tárrega. © 2018. Editorial Hirukoa.

Volveremos a París se sitúa en una Europa de 2033 futurista, fascista y distópica, en la que los gobiernos han recrudecido la indignación social. Es la historia de un grupo de rebeldes que se resisten a esa tiranía y los sacrificios que deben hacer para seguir en pie.

Estaba un día aburrido en la casa donde veraneaba y se me ocurrió una pequeña sinopsis sobre un grupo rebelde en un futuro distópico, así que la escribí en una libreta donde anotaba ideas“, cuenta Jaume de Diego, el autor de la historia, en entrevista con Monitos!

Mucho tiempo después repasé la libreta y pensé en buscar un dibujante para darle forma a la sinopsis y puse un anuncio en una web que ya ni existe, entonces Xavi (Tárrega) me envió sus dibujos y decidimos crear unas cuantas páginas e ir presentando el proyecto a varias editoriales, hasta que muchos años después la editorial Hirukoa confió en nosotros“.

De la imaginación de ambos y el taento para la ilustración de Tárrega, los personajes empezaron a tomar forma. Al final, el dibijante tuvo mucha libertad para diseñar a los personajes, tomando como base las descripciones de De Diego.

Intenté imaginar como debían de ser personas que hubieran pasado por ciertos hechos en sus vidas, que reflejasen eso en sus caras y actitudes. Al margen de la edad, físicamente me dejó toda la libertad para diseñarlos así que me propuse hacerlos lo más diferentes los unos de los otros“, recuerda Tárrega.

El joven activista siempre con ímpetu, con una cresta punk y rubio platino, viste de colores verdes; el cuarentón al que le han deportado a la mujer y ha pasado por la cárcel con un aspecto algo más demacrado, colores tristes, apagados. Claudia, una superviviente con aires de diva que parece tenerlo todo controlado con su corte de pelo Bob y su gorra roja siempre ladeada a juego con su torera, pelirroja. Charles, un alcohólico siempre en busca de pelea con aspecto de viejo roquero, tejanos y cuero”.

Volveremos... es también la historia de una huída, necesaria para salvar a la incipiente rebelión del yugo de las autoridades. ©2018. Editorial Hirukoa.

Volveremos… es también la historia de una huída, necesaria para salvar a la incipiente rebelión del yugo de las autoridades. ©2018. Editorial Hirukoa.

Así nació esa banda de rebeldes, que por momentos recuerda a las grandes pandillas de la pantalla y la historia, siempre fijos y comprometidos con su objetivo, y lo suficientemente apasionados para morir por la causa.

“Primero se me ocurrieron los tres personajes principales, pensé en darles un origen variado así que se me ocurrió que Claudia podía ser Húngara porqué me parecía que le daba cierto aire aristocrático, después pensé en un personaje francés, un director de cine de aire existencialista que realmente no está hecho para la lucha“, describe De Diego, quien además es autor de la novela “La Juventud Perdida” y finalista del premio José Ramírez Antón de poesía.

Después pensé en un estudiante americano en París, más predispuesto a la lucha y la violencia, más como los típicos héroes que vemos en las películas de Hollywood. Los otros personajes vinieron después, son más complementarios, pero también importantes para nosotros”.

Al fondo, la Ciudad Luz

Aunque ambos autores son catalanes, de Barcelona, específicamente, la historia de Volveremos a París se desarrolla precisamente en la capital francesa, eso supuso una fuente de inspiración para De Diego, pero también podría ser la causa de problemas para el ilustrador.

“Decidí enseguida situarla en París porqué siempre ha sido mi ciudad favorita y tiene una estética impactante y atemporal, la verdad es que también pensé que resultaría difícil recrearla en cómic, pero los fantásticos dibujos de Xavi me hicieron ver que por suerte me equivocaba. La historia también tenía un aire a los viejos mitos de la Resistencia francesa, y qué mejor ciudad que París para recrear una historia de este tipo“, explica el escritor.

Tárrega estudió a fondo los lugares donde sucedía la trama, y trató de reproducir con su arte esas mismas calles, avenidas y el ambiente de París, pues la ciudad es de hecho parte importante de la historia.

“Aunque al tratarse de un futuro distópico hubiera podido tirar de tópicos y hacer simples carreteras o inventar escenarios, Jaume me especificaba localizaciones por donde pasaban exactamente en su huida los personajes, de donde partían y hacía donde iban, así que con las herramientas que tenemos al alcance hoy en día que menos que intentar hacerle justicia“, asegura Tárrega, quien estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Barcelona y es licenciado Bellas Artes por la Facultad de Sant Jordi de Barcelona.

Todo el que quiera entretenerse un buen rato puede localizar con Google Maps todos los emplazamientos y carreteras por donde pasan los personajes a lo largo de la historia”.

París y muchas de sus calles y avenidas son el escenario perfecto para la historia, y fueron reproducidas con precisión por Xavier Tárrega, el ilustrador. ©2018. Editorial Hirukoa.

París y muchas de sus calles y avenidas son el escenario perfecto para la historia, y fueron reproducidas con precisión por Xavier Tárrega, el ilustrador. ©2018. Editorial Hirukoa.

Ficción con notas de realidad

Aunque Jaume De Diego comenzó a escribir Volveremos a París hace tiempo, su retrato de una Europa con muchos problemas sociales provocados por gobiernos totalitarios no resulta tan ajena. Casi parecería un vaticinio personal sobre lo que podría suceder.

Volveremos... retrata una dura realidad que podría hacerse realidad. ©2018. Editorial Hirukoa.

Volveremos… retrata una dura realidad que podría hacerse realidad. ©2018. Editorial Hirukoa.

Cuando pensé en la idea del cómic los partidos fascistas en Europa y en el mundo en general no estaban tan en auge como ahora, así que en ese momento no pensé en que algo como lo que se plantea en el cómic fuera posible, era una pura ficción más basada en el pasado que en el presente“, relata De Diego.

Evidentemente aún estamos muy lejos de encontrarnos en la situación futura que planteamos, pero veo a Matteo Salvini como vicepresidente en Italia, a Orban gobernando en Hungría, a partidos fascistas creciendo en casi todos los países de Europa, noticias como la crisis de los refugiados, el Brexit etcétera, y pienso que si seguimos esta deriva quizás en un futuro pueden darse situaciones parecidas a las que planteamos en Volveremos a París“.

Justo en esa atmósfera, casi de desolación, Tárrega realizó el arte con una paleta de colores tristes, lo que refleja el ambiente desesperanzador que viven los personajes. El mismo artista cuenta el proceso para lograr esas atmósferas.

Jaume quería un futuro distópico pero con un cierto aire retro, un París frío y triste, oprimido por la situación histórica, así que tras un par de intentos fallidos con colores alegres a dos tintas la decisión más importante fue fácil. La opción más lógica fue reflejar eso con colores desaturados, aplicar un ligero filtro azul y una textura que ensuciase por encima todas las imágenes, de la primera a la última”, explica el artista.

Creo que eso induce automáticamente al lector a un estado de ánimo al leer la historia que ayuda a meterse en ella. Intento que los ambientes también digan cosas, que interactúen con los personajes como un elemento más de la historia y que no parezcan simplemente una cortina que hay al fondo detrás de los personajes, sino una pecera en la que están sumergidos”.

Si bien la historia fue concebida en otro entorno y con el mero objetivo de entretener, De Diego ve incluso pertinente la historia de Volveremos…, que sin ser un reflejo fiel de la actualidad, sí podría al menos ofrecer una reflexión sobre lo que sucede.

Hay un preocupante auge del fascismo en Europa y la historia puede hacer reflexionar sobre que tipo de futuro nos espera si esto sigue empeorando, aunque reconozco que no le he dado a la trama la profundidad que me hubiera gustado alcanzar si fuera un guionista más experto”, analiza el escritor.

“Lo que siempre tuve claro es que yo quizás era demasiado inexperto para hacer un cómic más reflexivo y complejo, así que la idea básica era hacer una historia entretenida, espero que lo hayamos logrado. Si hacemos el Volumen 2 intentaremos profundizar más en el paralelismo del ambiente político en el que se mueven los personajes y la situación política de la Europa actual“.

El arte de Volveremos a París es una buena mezcla de paleta de color, texturas y buenos trazos que crea una atmósfera sórdida y deprimente, justo como la situación que plantea la historia. ©2018. Editorial Hirukoa.

El arte de Volveremos a París es una buena mezcla de paleta de color, texturas y buenos trazos que crea una atmósfera sórdida y deprimente, justo como la situación que plantea la historia. ©2018. Editorial Hirukoa.

La técnica y el trabajo

Las viñetas de Xavier Tárrega son el complemento ideal para la historia escrita por Jaume de Diego, el mismo artista detalla un poco su proceso y hasta ofrece una descripción punto por punto de cómo darle a las ilustraciones los colores y texturas que logra en Volveremos a París.

Él (De Diego) me enviaba un par de páginas de guión y trabajamos en ellas, al terminarlas me enviaba el siguiente par, casi podría decir que leí el cómic como lector al mismo tiempo que lo dibujaba, nunca supe los detalles exactos de lo que iba a ocurrir en el resto de la historia más allá de la sinopsis hasta las últimas páginas, me rompió el corazón lo que le hace a Max al final”, ¡ups! Alerta de spoiler, Xavi.

Leo el guión y en los márgenes del texto, al lado de la explicación de cada viñeta dibujo un pequeño boceto muy pequeño de cómo me imagino la escena (…), para mí es una de las partes más complicadas, meter en un solo punto de vista varias cosas que pueden estar ocurriendo al mismo tiempo”.

Cuando tengo todas la viñetas de una página, hago otro dibujo en los márgenes, esta vez de 4 ó 5 cm, donde con pocas líneas calculo la rejilla donde irá cada viñeta; que el sentido de lectura sea correcto y lo más fluido posible (…). Rehago la misma rejilla en un DIN A3, hago el encaje del interior de las viñetas para situar más o menos los elementos y empiezo el dibujo a lápiz“, detalla el artista.

En este momento es cuando busco información en Internet de los detalles técnicos de objetos o paisajes que necesito. El siguiente paso es el entintado, que realizo con un simple Pilot negro, y acto seguido escaneo el original para terminar pintando en Photoshop”.

Aún falta el segundo volumén de la historia, en el que veremos si los protagonistas podrán cumplir su promesa de volver a París. ©2018. Editorial Hirukoa.

Aún falta el segundo volumén de la historia, en el que veremos si los protagonistas podrán cumplir su promesa de volver a París. ©2018. Editorial Hirukoa.

Justo ahí, es cuando Tárrega le pone la magia del artista a cada viñeta, agregando color, luces, sombras y texturas para hacer “vivir” a los personajes.

El método (en Photoshop) es simple, multiplicar la capa en la que tengo la línea negra y rellenar una capa por debajo de ésta con el color de la ambientación general de la escena. En capas intermedias pinto con colores planos y locales, si ambientación, en otra capa pinto solamente las sombras y en otra añado una textura hecha a mano previamente escaneada”, puntualiza.

En todas estas capas uso máscaras de capa para hacer que resalten los volúmenes, para limpiar de textura donde no me interesa o para dejar entrever el color de fondo que es el que le da una tonalidad a la escena. Al terminar aplico siempre el mismo filtro a todo el cómic para unificar todas las páginas”.

Listos para el segundo volumen

Volveremos a París está pensada para dos volúmenes, pero realizar la conclusión dependerá de varios factores, entre ellos la aceptación que tenga el primero. Así lo tienen pactado con Editorial Hirukoa, sin embargo, sus autores tienen plena confianza en que conquistará a los lectores.

Es una historia que intenta entretener y de paso hacer reflexionar un poco sobre como podría ser nuestro futuro si nos dejamos guiar por ideologías extremistas (…). Pero sobre todo, diría que por los fabulosos dibujos de Xavi ya vale la pena darle una oportunidad a Volveremos a París, si eres un aficionado a los comics”, afirma De Diego.

Si os gustan las road movies y los cómics de suspense salpimentados con algo de acción, deberíais darle una oportunidad a Volveremos a París. Allí encontrareis una historia de gente que vive desesperada en un mundo sin futuro, donde su única autodefensa es cruzar una línea roja que les empujará a una carrera de actos violentos y a una huida sin pausa ni salida”, asegura Tárrega.

¿Os habéis sentido así alguna vez? ¿Cruzaríais vosotros esa línea? ¿Volverán los personajes de la historia a París? Tendréis que esperar a un segundo volumen para saber la respuesta a esa última pregunta”, advierte.

No esperes más y comienza a leer Volveremos a París, la cual puedes adquirir en copia digital en el sitio de Drive Thru Comics, haciendo clic aquí.

 


©Derechos reservados. Monitos! La Revista de los Cómics. Se permite la difusión de este material siempre y cuando incluya la URL de la nota original a manera de mención o enlace.


 

Diseñador gráfico de profesión, periodista por convicción. Roberto ha convertido sus aficiones en sus especialidades. Los cómics, el cine, la TV y los videojuegos son sus temas favoritos (y de lo único que tiene tema de conversación).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas